Aceros para construcción

La aplicación principal del acero para la construcción es la de integrarse con el hormigón para, de este modo, reforzar la estructura. En este caso, el acero va a soportar los esfuerzos de tracción, mientras que el hormigón soportará los esfuerzos de compresión. Este tipo de productos es básico en las construcciones más cotidianas, ya sea de obra civil, construcciones industriales, edificaciones, etc. Este tipo de producto se basa en un producto simple, la varilla. A partir de ésta se desarrollarán estructuras por soldadura en función de las necesidades que se planteen a la hora de edificar y en función del tipo de integración que requiera el hormigón.

Desde el Grupo Hierros Alfonso vamos a servir acero de construcción en forma de mallazo corrugado, celosía y ferralla. Para elaborar los productos compuestos, como el mallazo, la ferralla o la celosía, hay que seguir procesos de soldadura, por lo que también se provee de hilo de soldar MIG. Además, aprovechando este contacto con los hilos de hacer, distribuimos alambre.